Felicidad Total

Aceptando los cambios

Escrito por felicidadtotal 18-08-2013 en General. Comentarios (0)

Casi6 meses de silencio desde mi última entrada.

Mesesde continuos cambios inesperados, que han ido dando giros a mi vidapaulatinamente.

Mesesen los cuales gran parte del tiempo lo he podido dedicar a mi misma,a reflexionar profundamente y a descubrir en mi interior qué esaquello que me gusta y a lo que me gustaría dedicarme el resto de mivida.


Lomejor de todo, es que casi no me he dado cuenta de lo rápido que hapasado este periodo de tiempo, pero soy totalmente consciente dehaberlo disfrutado plenamente y no me siento en absoluto culpable denada.


Eluniverso nos da continuamente y en la medida que uno pide, todas suspeticiones son atendidas. Nuestro libre albedrío es el que nos hacetomar las decisiones finales sobre las distintas oportunidades que senos presentan ante nosotros.


Enocasiones no podemos elegir los acontecimientos que nos suceden, perosí podemos elegir la actitud con la que queremos reaccionar frente aellos y eso es una de las muchas cosas que estoy incorporandointernamente en mi vida.


Pocoa poco voy aprendiendo a simplemente “aceptar” losacontecimientos que van pasando a mi alrededor, a no luchar contraellos, sino simplemente aceptarlos tal y como vienen y saber quetengo la libertad de escoger como quiero sentirme cuando ocurren.


Cualquiercambio en la vida conlleva una lección que aprender. Los cambios nospueden gustar más o menos y pueden ser esperados o inesperados, perosiempre, siempre, siempre, los cambios nos obligan a ponernos enacción. Y si analizamos de cerca cada cambio, somos capaces dellegar a comprender el motivo de por qué ese cambio ha llegado anuestra vida y por ende, la lección que necesitábamos aprender deel.


Yes precisamente desde que estoy “aceptando” esos cambios sinjuzgarlos, sino simplemente aceptándolos y observándolos de cerca,que me siento mucho más tranquila y voy comprendiendo cosas de unaforma muy distinta a como lo hacía anteriormente.


Teinvito a que cuando ocurra un cambio en tu vida, lo aceptes y noluches contra el. Míralo de cerca amorosamente, sin juzgarlo, yanaliza cual podría ser la lección que tienes que aprender de loque te está pasando. A ti o a tu alrededor cercano.


Enel momento en que comprendas que tú mismo eres el que decides sobrecomo sentirte ante cualquier cambio que te imponga la vida y seascapaz de permanecer en paz con tu decisión y con el cambio, habrásaprendido a integrar los cambios en tu vida.


Tedeseo mucha suerte con tu personal viaje interior hacia la aceptacióndel cambio.



Cambios

Escrito por felicidadtotal 08-03-2013 en General. Comentarios (0)

 

Llevo días pensando en un tema que me hace mucha gracia. Y la gracia viene precisamente porque yo que me considero un persona activa y predispuesta al cambio, precisamente estoy recordando cosas relacionadas con el cambio y lo mucho que en según que cosas me ha costado adaptarme a las nuevas rutinas.

 

Ya desde niña cuando empezábamos a desarrollarnos y algunas compañeras de clase ya lucían su flamante sujetador por debajo de las camisas y camisetas, yo tardé todavía varios meses en usar mi primer sujetador. Pasó el tiempo y entramos en la pre-adolescencia. Las hombreras enormes que se sujetaban bajo la tira del sujetador estaban de moda pero a mí no me gustaban nada de nada. Tardé mucho tiempo en ceder y por fin ponerme las malditas hombreras. Ahora cuando veo fotos de aquellos tiempos, no puedo más que sonreír y pensar “vaya pintas”… Luego llegó la edad de llevar bolso. Recuerdo perfectamente a mi íntima amiga LP llevando bolso y yo resistiéndome a llevar un incordio de esos colgado de mi cuerpo. Como ya os habréis imaginado, al cabo del tiempo finalmente también pasé por el aro en esto. Hoy en día reconozco que es necesario llevar algún tipo de bolsillo grande para poder meter las 40 cosas con las que siempre vamos cargando.

 

Y es que lo que me pasa es que no me gusta ir con la masa. Mi primer móvil tardé un siglo en tenerlo y hoy en día todavía no tengo un “Smartphone” de esos famosos que tienen casi todas las personas que conozco. Sigo con mi teléfono móvil más o menos básico (aunque tiene 2 objetivos para hacer fotos!) y del que todos mis amigos y conocidos se ríen y me critican por lo “ladrillo” que es. Pero a mí me da igual. Por motivos laborables hace más de 1 año que tengo un aparato un poco más moderno, pero no ha sido hasta esta misma semana que me he instalado finalmente el famoso “whatsapp”.

Tampoco soy de las personas que sigue la moda. Cuando me compré mi primera chaqueta larga hace 2-3 años, mi querida SR me dijo que esas chaquetas se llevaban desde hacía más de 1 año.

Hace tan solo 2 semanas que mi marido y yo hemos comprado nuestra primera televisión plana de plasma (y eso que no vemos la tele, me sigo preguntando que para qué nos hemos comprado una tele nueva, cuando la nuestra “grande” todavía funcionaba perfectamente…)

 

Y de todas estas cosas son de las que me río de mí misma en las últimas semanas. Me cuesta ir con la corriente, no me gusta ser como todos los demás. Por qué tenemos que ser víctimas del consumismo? No me da la gana! Lo que sí que me gusta de todo esto, es que soy fiel a mí misma y parece que en eso no cambio. Por mucho que se ponga de moda algo, yo no soy de las que va corriendo a comprarlo para estar al día y tener todo lo que los demás tienen.

 

En lo que sí que soy lanzada es en todo aquello relacionado con viajar y explorar nuevos entornos. Así como no me compro un móvil nuevo, no tardo ni 5 minutos en hacer una maleta y marcharme de viaje al extranjero o me traslado a vivir a otro país. En eso nunca he tenido ni el menor miramiento. Será por eso que viajar es mi mayor pasión en la vida.

 

Y viendo que llevo 40 años actuando así, mucho me temo que voy a seguir otros 40 más actuando de la misma manera.

 

Hay vida después de la muerte?

Escrito por felicidadtotal 07-03-2013 en General. Comentarios (0)
 

Siempre he pensado que tras la muerte de mi cuerpo físico no hay nada. Vacío, nada, simplemente nada.


Yo no recuerdo nada de antes de nacer, y tú? Ni siquiera se bien cuando comienzan mis primeros recuerdos de la infancia. Me costaría mucho recordar algo de cuando tenía menos de 5 años... Y de los pocos recuerdos que tengo de cuando tenía menos de 7 años (cuando me mudé por primera vez de ciudad), simplemente tengo un puñado de ellos que puedo contar con los dedos de ambas manos. Por qué debería recordar algo después de morir si dejo de tener un cuerpo físico? Al igual que no recuerdo nada de antes de nacer, no voy a recordar nada de después de morir. O por lo menos así es como lo veo yo....


El tema es que hace unos meses, en Septiembre 2012 concretamente, mi amiga BM invitó a ir con ella a un fin de semana de charlas relacionados con la toma de conciencia. Precisamente el evento en sí se llamaba “Conciencia con ciencia”. En este evento varios ponentes hablaban sobre distintos temas y todos ellos relacionados con el crecimiento interior y la toma de conciencia individual y colectiva.


En los intermedios entre ponente y ponente, salíamos de nuestras sillas para estirar un poco las piernas y en la entrada a la sala, había varias mesas con libros para su venta. Mi amiga BM se compró un libro que se llama “La rueda de la vida” de Elisabeth Kubler-Ross y me explicó que trata de una doctora que se ha pasado gran parte de su vida profesional dedicada a estar cerca de los moribundos y que ha escrito varios libros al respecto y que se habla de la vida y la muerte y la vida después de la muerte.


Y cuantas películas no habremos visto de personas que mueren y tienen que ir hacia la luz y que si no van hacia la luz se quedan en tierra de nadie vagabundeando hasta que alguien les ayuda a pasar al otro lado.... Bueno, pues parece que esta buena señora se ha dedicado a investigar durante gran parte de su vida, el comportamiento de las personas que están en la antesala de la muerte y las experiencias de las personas que han experimentado la muerte y han regresado a la vida para poder contar con pelos y señales como han sido dichas experiencias. Al final va a resultar que lo que vemos en las películas tiene poca cosa de invención de algún esquizofrénico o guionistas extremadamente imaginativos...


Yo como buena incrédula que soy, me fui un día a una conocida librería a curiosear los libros que tenían de dicha autora. Por cierto, que se me ha olvidado decir que yo también terminé comprándome el libro en cuestión, pero ahí lo tengo todavía bien colocadito en la estantería para cuando me llegue el momento de leerlo. Como decía, fui a la FNAC a curiosear los libros de Kubler-Ross y preguntando a una de las vendedoras, me enseñó uno que me dijo que era un resumen del trabajo de la vida de esta doctora “La muerte: un amanecer”. Creo que tardé 2 o 3 días en leermelo entero de cabo a rabo (es pequeño, de unas 200 páginas).


Este libro me hizo dudar de la seguridad que tengo (o más bien tenía) sobre si hay vida o no, o simplemente sobre “qué hay” después de la muerte. Es un libro resumen sobre toda la obra de esta doctora, en el que te cuentan como las personas que sufren durante su vida, cuando mueren son totalmente felices; como los enfermos a los que les falta la salud, están totalmente sanos en el otro lado; como personas a las que los médicos se han dedicado a devolver a la vida tras momentos de muerte se quejan de por qué les han devuelto a una vida física donde son tan miserables.... Los adultos que vuelven a la vida cuentan que ven a sus familiares ya fallecidos y los niños suelen ver a la virgen María porque todavía no tienen familiares directos que hayan fallecido (como sus padres).


Y si te pones a pensar que todo esto no está basado en ninguna ficción, sino en una persona que ha dedicado media vida a sentarse al lado de gente enferma y moribunda y simplemente se ha dedicado a escucharles y ha conseguido aglutinar tal cantidad de información al respecto analizándola y sacando siempre las mismas conclusiones, es que algo tiene que haber de verdad en todo ello. Por muy incrédula que yo sea.


Hace poco tiempo pusieron por la tele la película “Camino”, que trata sobre una niña con cáncer y su proceso de enfermedad y muerte. No recuerdo si leí el libro antes de ver la peli, pero sí que todo pasó en bastante corto plazo de tiempo. Al final de la peli, cuando la niña muere, se ve como la niña se reencuentra con su padre, que ella no sabía que había muerto justo unos minutos antes que ella. Este tipo de experiencias también las cuenta Elisabeth en su libro. Simplemente escalofriante...


Y debe ser por ello que últimamente cuando me acuesto y agradezco a mis ángeles de la guarda el día que me han regalado, siempre me viene al pensamiento una imagen de 2 personas mirándome desde arriba. Pero lo curioso no es eso, sino que esas dos personas han tomado un físico muy concreto en las últimas semanas y esta misma semana se les ha añadido un perro! Y aunque me toméis por loca, tengo que confesar que esas figuras y ese perro, son de mi propia familia. Mi padre, mi hermana y la perra que teníamos hace 20 años, están en algún lado cuidando de mí cada día. Y cada vez que me meto en la cama y veo esa imagen me emociono y me alegro cada vez más de que un simple libro contando experiencias de otras personas me haya abierto la mente y me haga cuestionarme las creencias limitantes que he tenido durante toda mi vida sobre la muerte. Es la primera vez en mi vida que dudo si realmente no hay nada tras la muerte de mi cuerpo físico...


Y creo que todo esto se ha dado en este momento preciso de mi vida, porque la semana que viene voy a hacer un curso sobre como leer los “registros akáshicos”, y los registros tratan precisamente sobre la información de todas nuestras vidas y reencarnaciones. Como voy a hacer semejante curso sin tan siquiera tener al menos la duda sembrada sobre si existirán otras vidas aparte de nuestras vidas físicas en este momento concreto de la historia?


Y es que las cosas que nos pasan en la vida, nunca son casualidades, sino causalidades.

Gracias Universo por ser tan sabio e ir colocando todas las cosas en su sitio tan inteligentemente!!

Como AZ dijo una vez “las cosas no pasan cuando uno quiere que pasen, sino cuando tienen que pasar”.




Calendario

Escrito por felicidadtotal 07-03-2013 en General. Comentarios (0)

 

Hace un mes que no escribo nada y no es por falta de ideas. Mas bien es por precaución y por no verter todo el torrente de sentimientos desbordados y sinceros al público anónimo, simplemente “por si acaso”... Y es que soy yo misma la que me auto-censuro y me limito incluso en las cosas que escribo y comparto anónimamente a los cuatro vientos. Mea culpa!


Me gustaría escribir sobre tantas cosas y mi mente está tan atorbellinada en estos momentos, que me cuesta trabajo saber por donde empezar y darle una estructura correcta a todas las ideas que me vienen a la cabeza ahora mismo. Empezaré por lo que más patente se está haciendo en mi vida en los últimos meses.


Trabajo en una ciudad alejada de mi ciudad de residencia habitual y llevo en la ciudad de adopción desde finales del 2011. Durante el 2012, me afané en ocupar el mayor número posible de fines de semana que había decidido no ir a mi casa y así no estar tan sola. Por motivos económicos tenía fijados los viajes en 1 vez al mes. A pesar de tener muchos amigos y parte de la familia en esta ciudad, cada uno tiene su vida y uno siempre piensa que no quiere estar dando la lata a los demás por estar solo, así que intento diversificar todo lo que puedo e ir viendo a unos y otros alternativamente y a veces pasa mucho tiempo entre las visitas a la misma persona.


Este año, curiosamente, está pasando algo muy distinto. Voy a casa cada mes y medio mas o menos, pero desde hace un par de meses, el universo me va regalando tantas cosas que hacer durante los fines de semana, que prácticamente tengo que mirar la agenda para ver cuando tengo un fin de semana libre que me pueda quedar tranquilamente sentada en mi sofá con un buen libro y simplemente estar conmigo misma.


Cada vez tengo más claro que mi vida profesional tiene que encaminarse hacia algún otro lado aún desconocido, pero muy alejado del camino que ha recorrido hasta ahora (o por lo menos en este país). Mis inquietudes personales se mueven entre los viajes, los animales y el mundo espiritual o de la conciencia abierta al máximo.


Y es precisamente este último tema, el que me está empezando a llenar gran parte de mis fines de semana. Y es que cuando más me adentro en el mundo del auto-descubrimiento y la apertura de conciencia, más ganas tengo de seguir aprendiendo y explorando esta vertiente de mi vida.


Ya he contado en otra entrada que hace unos meses descubrí unos talleres (de entre los muchos que deben de existir sobre este tema) que tratan precisamente sobre eso mismo, sobre la toma de conciencia de todas las cosas que pasan alrededor nuestro. Y es tanto el aprendizaje que obtengo de cada uno de estos talleres que en la primera mitad del año voy a hacer 4 de ellos prácticamente seguidos (entendiendo por seguidos, casi 1 al mes). Es el taller de “El Camino del Corazón”. Y la semana pasada se me confirmó otro curso para el próximo fin de semana, que trata sobre la lectura de los “Registros Akáshicos”, pero sobre este tema ya escribiré en otro momento, cuando tenga más información.


Es curioso ver como un grupo de amigas que hemos “estrechado el lazo” en los últimos tiempos, estamos intentando buscar fecha para vernos y todas dependemos mayoritariamente de mi, por mi trajín de visitas a casa, pero ahora es divertido ver como esos viajes se me juntan con los cursos de crecimiento personal y las visitas de mi marido a mi ciudad de adopción, por lo que prácticamente sin darme cuenta, tengo todos los fines de semana ocupados siempre en un plazo vista de 2 meses.


El año pasado buscando incansablemente qué hacer para rellenar los huecos de los fines de semana y este año casi que busco fines de semana libres donde no tenga ocupación alguna. Es divertido ver como va cambiando la vida en un corto plazo de tiempo. Casi sin pensarlo ya tengo medio año ocupado y ni si quiera estoy preocupada pensando en si iré a casa todos los fines de semana de Julio y Agosto como hice el año pasado. Este año todavía no me lo he planteado. Y tampoco me he dado cuenta de que estamos en pleno invierno y hace un tiempo de perros. Y eso que el año pasado por estas fechas, sufría de vez en cuando algún que otro altibajo por pasar lejos de casa un invierno que se me antojó largo y solitario.


Dejaremos que el tiempo siga su curso y vaya poniendo todas las cosas en su sitio como hasta ahora. De momento el año 2013 se está dando muy pero que muy bien!



David Asensio

Escrito por felicidadtotal 11-02-2013 en General. Comentarios (0)
 


Por motivos laborales recibo semanalmente un correo electrónico de “Motivación y Más”. Se trata de una publicación de motivación para las empresas y consiste entre otras cosas en una serie de artículos muy interesantes, sobre temas de motivación a todos los niveles: personal, laboral, individual, empresarial...


No recuerdo ni por qué recibo este email, supongo que por ser clienta de la empresa patrocinadora, que debe de haber incluido mi contacto laboral en su base de datos.


Reconozco que al principio no le prestaba atención a estos correos, hasta que hace pocos meses me dediqué a leer uno de ellos con un poco más de atención y tiempo. Buceé por los artículos de dicha semana y por otros que estaban referenciados y así fui enlazando unos artículos con otros. Y así fue como me empezó a llamar la atención aquel correo que recibía de vez en cuando.


Al cabo de varios correos, empecé a guardármelos para ver la frecuencia con la que me llegaban, hasta que vi que los recibía puntualmente cada jueves. Y al cabo de un par de envíos más, ya estaba enganchada y esperando pacientemente el envío de cada jueves para leer con fervor los 3-4 artículos nuevos que salen publicados cada semana.


Hace varias semanas publicaron un artículo sobre un Zaragozano de 33 años que hace 2 años se quedó en paro y para combatir la situación y “buscar la motivación y hallar los motivos para seguir luchando pese a estar inactivo laboralmente”, comenzó a escribir un blog personal. Dicho Zaragozano se llama David Asensio y su blog se llama “el principio de un comienzo”.


Al igual que me pasó con Motivación y Más, un día se me ocurrió curiosear por el blog de David. Al principio miraba los artículos más recientes, pero cuando al cabo de unos días se me ocurrió mirar un poco más atrás en el tiempo, su forma de escribir, naturalidad, cercanía y el simple hecho de contar las cosas tal y como las siente y ver que estaba experimentando un profundo cambio personal y estaba totalmente abierto a sus emociones y sensaciones, me causó más curiosidad, hasta el punto de encontrarme un sábado por la mañana en casa, buceando con avidez por el principio de sus comienzos por su blog.


Este Zaragozano que se trasladó a Madrid para buscar nueva fortuna, comenzó a escribir su blog para contar sus aventuras por la gran ciudad y yo lo entiendo como una forma de comunicarse con sus seres queridos y poder volcar sobre un papel/teclado, todas sus emociones, sensaciones y nuevas experiencias en un entorno diferente al que estaba habituado.


Al principio contaba sus experiencias del día a día, hasta que me dí cuenta que el tono de su blog comenzaba a adquirir un cariz de motivación tanto para sí mismo como para los demás. Explicaba sus sensaciones y experiencias y lanzaba preguntas que invitaban a la reflexión. Sus publicaciones se hacían cada vez más interesantes y poco a poco iba incorporando nuevos proyectos, que iban dando una forma muy concreta a su proyecto personal. Algunos de ellos han sido su participación en un programa de radio, entrevistas varias en prensa y televisión, la creación de un forum en su página web, el ofrecerse como asesor “low cost” a las múltiples personas que le escriben emails a diario y últimamente ha incorporado entrevistas a distintos personajes conocidos, muchos de ellos escritores de libros actuales relacionados con la motivación.


Y aquí tengo que confesar que hace un par de semanas escribí en un papel 4 de los títulos que menciona que han sido libros de gran ayuda para él y acto seguido me fui a la FNAC a ver cuales encontraba; me compré 2 de ellos. Y este último fin de semana encargué los otros 2 que no había encontrado el otro día.


Mi curiosidad por las pautas de escritura que veía en David me llevó al extremo de coger un calendario y mirar si encontraba algún patrón concreto en su blog. Y lo encontré. Pero no solo uno, sino muchos: escribe puntualmente cada miércoles y cada domingo; alterna entradas de temas de motivación relacionados con sus propias experiencias personales, con entrevistas a personajes conocidos en distintos ámbitos; sus entradas personales siempre las comienza con una frase entrecomillada de algún autor y la firma con el nombre de dicho autor; siempre termina este tipo de entradas con un último párrafo lleno de preguntas que invitan a la reflexión personal.... Y finalmente así es como yo me he enganchado a este blog y cada jueves y lunes miro las entradas publicadas de los días anteriores.


Y llevo días queriendo escribir sobre él, porque es un blog que me ha llamado la atención y no quería dejar pasar la oportunidad de hacer una reseña del mismo en mi propio blog; porque me gusta tanto que ya soy fan de dicho blog; y porque me parece muy meritorio que una persona anónima con tantos interrogantes sobre su misma persona, tenga el coraje de lanzarse a esta aventura y seguir luchando día a día por algo en lo que finalmente ha encontrado sentido.


David, desde mi humilde página te doy mi más sincera enhorabuena por tu blog y te animo a que sigas escribiendo. Como yo, seguro que somos muchos los que te seguimos desde el anonimato y esperamos con motivación e interés cada una de tus publicaciones bi-semanales.


Enhorabuena y a seguir luchando (y escribiendo!)!!!